Monthly Archives: May 2015

Compórtese, Sr. Thaler

 

Posted by on

Queda menos de un mes para que se abra el mercado de fichajes de fútbol, y con ello el período de tiempo en el cuál la prensa deportiva nacional nos inundará con sus portadas mostrando el supuesto interés de un determinado club por este o aquel jugador y, por supuesto, el precio “que hay que pagar” para poder ficharlo.

Richard Thaler, profesor de la Booth School of Business (Universidad de Chicago), ha publicado recientemente su último libro, Misbehaving: The Making of Behavioral Economics. El libro está a camino entre una autobiografía y una introducción amena (en forma de evolución histórica) a muchas de las aplicaciones del campo conocido como behavioral economics (o economía del comportamiento). El libro ya ha recibido varias críticas favorables en EEUU por algunos pesos pesados (aquí, para ver la de Brad deLong), con lo que nos gustaría dar nuestra personal opinión del libro a nuestros lectores.

Ante todo, señalar que creemos ser un libro de muy recomendable lectura. En primer lugar, porque aquellos que no tengan ninguna formación previa en economía del comportamiento lo encontrarán muy accesible y contado en un estilo muy vívido y lleno de humor (sí, de humor; de hecho, Thaler es conocido en círculos académicos por los toques de humor que pone en sus artículos). Segundo, y como muestra el libro, la economía del comportamiento es un campo en crecimiento y que ha demostrado tener múltiples aplicaciones a la vida diaria (del tipo, como muestra Thaler, ¿qué nota máxima debería establecer como profesor para este examen para que mis alumnos acaben estando más contentos, 100 o 137?), con lo que los lectores se identificarán con muchos ejemplos y los encontrarán entretenidos. Tercero, Thaler es una autoridad en la materia (como explicaremos en un momento). Y por último, y no menos relevante, el libro no es caro.

El “endowment effect” y los fichajes de los jugadores de fútbol

Para aquellos lectores no convencidos aún sobre la compra del libro, nos gustaría añadir algunas palabras sobre las contribuciones de Thaler a la economía del comportamiento. Quizás la mayor contribución de Thaler a la teoría económica pueda encontrarse en un artículo que publicó en 1995 con S. Benartzi, en el que proponía lo que ellos bautizaron como “myopic loss aversion” (aversión miope a la pérdida). La aversión miope a la pérdida pretende explicar la conocida regularidad empírica del “equity premium puzzle”, que dice que los rendimientos de la renta variable respecto a la deuda gubernamental a corto plazo (y por tanto, libre de riesgo) son mayores de los que cabría esperar de acuerdo a la teoría neoclásica, y de ahí que dicho fenómeno sea un “puzzle”. Dicho fenómeno fue muy comentado a lo largo de la década de los 90, y no solo por razones estrictamente académicas (imagínese que es un gestor de patrimonios: en ese caso estará muy interesado en cuál será a futuro la diferencia de rentabilidad entre un activo y otro). La aversión miope a la pérdida propuesta por Thaler explica que los inversores muestra aversión a las pérdidas (es decir, las pérdidas influyen más en su ánimo que ganancias de la misma cuantía) y que además suelen evaluar sus carteras de manera recurrente (digamos, unos pocos meses); este proceso de examinar constantemente sus carteras hace que la volatilidad de la renta variable sea mayor que si se computa en términos anualizados. Es decir, los inversores son “miopes” porque consideraban que la renta variable es más arriesgada de lo que realmente es, y dado que tienen aversión a la pérdida, la mantienen en cartera en menos proporciones y eso hace que bajen sus precios y aumente su rendimiento – y por lo tanto su diferencial de rentabilidad con la deuda gubernamental, que es percibida como más segura.

Otra contribución de Thaler a la economía del comportamiento se conoce como el endowment effect (o efecto dotación). Bajo este efecto, la gente valora más las cosas que tiene que si tuviera que pagar por ellas por adquirirlas (por ejemplo, en uno de los experimentos los participantes no querían vender las tazas que se les habían dado a un precio mayor del que estaban dispuestos ellos a comprarlas). En la teoría económica, se supone que si pagas una cantidad por un objeto debe ser esa misma cantidad a la que estarías dispuesta a venderlo. El efecto dotación ha tenido numerosas aplicaciones en el campo de la finanzas (como por ejemplo, por qué la gente le coge “cariño” a sus acciones), pero aquí les vamos a mostrar una pequeña idea que les resultará entretenida.

Se habrán preguntado qué tiene que ver el bueno de Thaler y su libro con el párrafo con el que hemos abierto la entrada. Bueno, pues resulta que el efecto dotación se puede aplicar al mercado de fichajes de fútbol (en realidad, a cualquier otro deporte), y en concreto, a averiguar por cuánto estaría dispuesto un club a vender a un jugador suyo. Un ejemplo concreto: el posible traspaso de Paul Pogba, actual jugador de la Juventus de Turín y que se considera que puede ser (por precio) el fichaje de este verano. Al margen de posibles compradores (y jeques árabes) que pujen el precio del jugador al alza, ¿cuál debería ser el precio que la Juventus debería dar por bueno para vender al jugador? De acuerdo con la teoría económica, el precio al que estaría dispuesto a comprar ese jugador en el mercado. ¿Se imaginan a la Juventus pagar unos 80 millones de euros (cifra que se suele dar en la prensa, y que por tanto hay que tomar con cautela) por el fichaje de Pogba si tuviese que hacerlo ahora? No, claro que no. Una cifra más correcta podrían ser 45 millones de euros (o incluso menos, ya que no puedo recordar la última vez que la Juventus se gastó ese dinero en un jugador). En el caso de que el jugador sea finalmente vendido a un precio superior, estas disquisiciones no tendrán mucho sentido (la directiva se estará frotando las manos con el dinero obtenido del traspaso), pero en caso de que no lo vendan, el club entonces corre el riesgo de quedarse con un activo (y con la posibilidad, entre otras, de que se lesione) por el que en caso de tener que comprarlo no pagarían esa cantidad. ¿Cuántos jugadores no se han quedado una temporada más en su club y han visto como su valor bajaba la siguiente temporada considerablemente? Una conclusión del efecto dotación aplicado al fútbol nos dice entonces que los clubes más limitados en recursos (o no tan limitados, como en el caso de la Juventus) se ven forzados a vender jugadores no sólo por motivos puramente económicos (para balancear sus cuentas de resultados), sino también porque ello demuestra una gestión de los activos razonable.

Volviendo a Thaler y su libro: compórtense y compren el libro.

El AVE (ADIF-AV) en el Tribunal de Cuentas

 

Posted by on

Este fin de semana pasado he recibido un par de emails haciendo referencia a información en la prensa  sobre la conclusión del Tribunal de Cuentas de la falta de sostenibilidad del modelo de financiación de ADIF-AV; AVE en el lenguaje coloquial hispano de la prensa. La idea de los emails -supongo- recabar mi opinión sobre el informe. Ganas de fastidiarle a uno el fin de semana :-) Los lectores de mi anterior post sobre la viabilidad o no del AVE entenderán bien esto; este último informe del Tribunal de Cuentas es uno más en la lista de documentos que ponen, o sirven para poner en entredicho todo el proyecto AVE, y con lo cual yo no estoy de acuerdo. Al final del post hacemos nuestros comentarios sobre quizás lo fundamental del informe; la sugerencia de subir el canon por el uso de la infraestructura. Desgraciadamente, creemos, la idea es mala.

He conseguido el informe y me he pasado un buen rato leyéndolo. Es un documento muy informativo sobre la reorganización experimentada en los pasados años por el sistema ferroviario español. A modo de resumen para los que no han seguido estos temas, La RENFE original fue dividida en dos; por un lado RENFE trenes y por otro lado ADIF (vías y estaciones) Todo esto se hacía para cumplir con la normativa europea que exigía una separación de la infraestructura ferroviaria (vías y estaciones) -monopolio natural- de las actividades de provisión de servicios de transporte de pasajeros y mercancías que -se entiende- pueden proveerse en régimen de competencia sobre la infraestructura existente. Se trata de ir creando los medios para conseguir asemejar el transporte ferroviario a algo parecido (aunque sea poco) a lo que las empresas de transporte terrestre realizan sobre la infraestructura vial de carreteras en España. Esa es la idea. Al final, a finales de 2013, ADIF (infraestructuras) se ha desglosado en dos, por un lado las infraestructuras de la red de cercanías y trenes convencionales (que hereda el nombre original de ADIF), y por otro lado las infraestructuras de alta velocidad incorporadas en una nueva entidad ADIF-AV. ADIF-AV se configura como una entidad pública empresarial. Para simplificar piensen en ella como una empresa. Tiene un activo -básicamente las vías y estaciones valoradas a su coste de construcción menos amortizaciones (suponemos) y un pasivo exigible compuesto de las deudas con instituciones financieras. La diferencia es el patrimonio neto o capital social; originalmente el valor neto de deuda de las infraestructuras cedidas por ADIF a ADIF-AV. La existencia de partidas contables de subvenciones complica algo tan sencillo balance. Continue reading

La necesidad de exportar y exportar

 

Posted by on

En http://www.icex.es/icex/es/navegacion-superior/revista-el-exportador/en-cifras/index.html se pueden encontrar datos y gráficos siempre bien actualizados sobre las exportaciones españolas. Lo que nos sirve para realizar algún comentario.

En los pasados tres o cuatro años ha sido frecuente encontrar en la prensa comentarios positivos sobre la evolución de las exportaciones españolas. Algo menos ahora dado que el ritmo de incremento de las exportaciones en 2014 sobre 2013 ha sido inferior al 2% (en el anterior link de ICEX pueden ver datos adecuados sobre todo esto) Sí, 2014, digamos ha sido un año flojo. Quizás no podía ser de otra forma dado que gran parte de nuestros clientes (en Europa) no han estado para echar cohetes y, además, 2014 ha sido un año de euro caro; más de 1,30 de media. Solo en el último trimestre el euro se ha depreciado, pero no ha habido tiempo de influir y comprobar como este nuevo tipo de cambio puede afectar a las exportaciones. Deberíamos notar los efectos ya con más precisión a partir de estos meses de mayo-junio.

Los comentarios aludidos anteriormente del buen desenvolvimiento exportador español en estos últimos años se han exagerado bastante. No ha habido ninguna revolución exportadora española en los últimos años. Incluso podríamos decir que el desenvolvimiento exportador español últimamente ha sido pobre, realmente pobre, si lo comparamos con el periodo 2004-2007 (sí, incluso en plena burbuja inmobiliaria y con euro caro las exportaciones españolas crecían a más ritmo que en estos últimos años) y desastrosamente pobre comparado con la época dorada de las exportaciones españolas del período 1993 – 1999, único período sostenido en los últimos cincuenta años en el cual el tipo de cambio de la peseta(euro) no ha estado sobrevalorado. Así de bien nos fue en aquel entonces. Continue reading

La deuda externa de España y de EEUU

 

Posted by on

Mark Thoma comenta en su blog Economist View sobre las apreciaciones de Paul Krugman sobre la deuda externa neta de EEUU. Todo viene a relación de un post de nuestro muy estimado Timothy Taylor .

Here’s a table from the IMF (specifically, it’s an edited version of a table from Chapter 4 of the October 2014 World Economic Outlook) showing the biggest debtor and creditor economies around the world. In absolute size of net foreign liabilities, the US leads the way, although as a share of the US GDP, the US position looks less worrisome. The IMF report gives as a very rough guideline that when the net foreign liabilities of a country exceed 60%, there is reason for heightened concern. On this list, Spain and Poland exceed that threshold. The biggest creditor economies, based on mostly running trade surpluses over the years, are who you would expect: Japan, China (along with Hong Kong and Taiwan), Germany, and some big oil exporters.

Continue reading

¿De verdad no había datos para haber visto la burbuja inmobiliaria española? El “No one saw it coming” versión española

 

Posted by on

A finales de 2008, la reina de Inglaterra fue invitada a la London School of Economics (LSE) para la inauguración de un nuevo edificio. Tal hecho seguramente no vaya a quedar en el imaginario colectivo por la propia inauguración, sino porque la reina en cierto momento preguntó a Luis Garicano, economista español de la LSE: “If it was so large, why did nobody see it coming?”, cuestionando de este modo a la profesión económica por su falta de antelación respecto a la crisis financiera global que sacudió al mundo en 2007-2008. Desde entonces, dicha frase ha sido utilizada ampliamente tanto como motivo de sátira hacia los economistas que alabaron las virtudes de la “Gran Moderación” como defensa de aquellos economistas que sí vieron venir la crisis y alertaron de sus consecuencias.

Esta semana, el director de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, ha sido invitado para dar una conferencia en la Fundación de Estudios Inmobiliarios, que, al igual que la visita de la reina a la LSE, probablemente no pase a los anales de la historia por su propósito principal (en este caso analizar la evolución actual del sector inmobiliario español), sino más bien por la afirmación de Malo de Molina de que “la falta de estadísticas de calidad dificultó contar con un diagnóstico sólido y temprano” de la crisis inmobiliaria, para más tarde afirmar que hay que apostar por una política “macroprudencial” para prevenir nuevas crisis en el futuro. Tal afirmación respecto a la falta de datos es realmente sorprendente, ya que no sólo admite abiertamente que el Banco de España “didn’t see it coming” (algo que ha comprobado la economía española en los últimos siete años), sino que además las razones no son teóricas, sino de falta de datos. Dicho argumento es inquietante, ya que el Banco de España en teoría es el regulador del sistema financiero español, y como tal debería haber tenido un conocimiento al dedillo de los balances (y de la valoración de los activos) de las entidades financieras españolas. Reconocer falta de datos implica de este modo reconocer falta de labor supervisora en el nivel global e individual. Y la necesidad de una política macroprudencial por la que ahora aboga es básicamente evaluar la situación del volumen del total del crédito respecto a alguna otra variable relevante (p.ej. precios de activos inmobiliarios). Esto lo puede hacer ahora, e igual de bien lo podía haber hecho hace 10 años. Continue reading