Monthly Archives: May 2016

Una visión macroeconómica de los beneficios empresariales de EE.UU.

 

Posted by on

[Publicado originalmente en FundsPeople]

Desde que Alcoa diese el pistoletazo de salida a la presentación de los resultados empresariales de las empresas estadounidenses, los analistas económicos llevamos un par de semanas siguiendo con atención los números que al final presentará el conjunto de las empresas del S&P500. En un escenario como el actual de elevada incertidumbre a nivel macroeconómico en todo el mundo, la presentación de los beneficios de los integrantes del S&P500 representa un indicador valioso de dónde estamos y nos da una razonable idea de lo que podemos esperar en los próximos trimestres.

A riesgo de simplificar, para el presente artículo se tendrá en cuenta que hay dos maneras para pensar sobre los beneficios a nivel agregado: bottom-up y top-down.

La visión bottom-up es bien conocida y requiere de poca elaboración. Se suman una a una las estimaciones de consenso de cada una de las 500 empresas del S&P500  con el fin de obtener el número agregado de todo el índice. La principal ventaja del método es que compila las predicciones de analistas especializados en una industria o en un grupo de empresas, lo que hace que las predicciones sean más informadas que las de alguien que no tenga dicho conocimiento granular. Las principales desventajas del método son dos, que es intensivo en información (para llegar a la cifra agregada de beneficios se necesitan las estimaciones de los beneficios de las 500 empresas del S&P500, una tarea nada desdeñable) y, por otra parte, dicho método puede conducir inadvertidamente a falacias de composición no deseadas: si uno hubiese agregado las exuberantemente racionales estimaciones de consenso de finales de los 90, uno hubiese descubierto que tales estimaciones daban números superiores (o similares) a la cifra de beneficios global presentada en las cuentas nacionales. Dado que era de esperar que el resto de la economía estadounidense, una vez excluidas las empresas del S&P500, generase algún beneficio en aquellos años, las estimaciones bottom-up de aquel entonces, aunque aparentemente consistentes a nivel individual, a nivel global daban lugar a resultados ridículos. Continue reading