Ingeniería inversa del PIB chino

 

Posted by and on

Los servicios financieros han crecido considerablemente en el tercer trimestre de 2015, de acuerdo a las estadísticas oficiales chinas

Otro post sobre la situación económica China. Van apareciendo muchos en este blog. Pero como va a ser el predecible tema estelar económico mundial de los próximos meses este post no será el último… ni el penúltimo. Desde nuestro post junto antes del desplome de la bolsa china (timing preciso), en el cual adelantábamos la imposibilidad de un aterrizaje suave de la economía China (léase crisis económica grave -caída del PIB- antes o después) empiezan a abundar los análisis sobre el estado de la economía china: algunos ya contemplan la posibilidad de que el crecimiento esté realmente reduciéndose, en contra de las cifras oficiales de un mantenimiento del crecimiento de alrededor del 7%, dudándose así la fiabilidad de los datos de la contabilidad nacional china. Los últimos datos aparecidos hoy, correspondientes al tercer trimestre de 2015, con un crecimiento del 6,9% del PIB, no hacen sino confirmar lo que comienza a ser algo bastante recurrente.

En el anterior post ya tratábamos de estos temas, haciendo hincapié en un informe de Macquarie sobre el deterioro financiero de las empresas chinas en los sectores más directamente involucrados en el sector de bienes de inversión (industria de construcción y sus materiales -cemento, acero-, bienes de equipo, viviendas, etc.). Para lo que queremos explicar ayudan también las estimaciones de los beneficios de las empresas del sector de inversión compilados por Christopher Balding, profesor de la Universidad de Pekín, y que lleva varios años evaluando la fiabilidad de las estadísticas chinas – y que, sin ir más lejos, ha escrito hoy un post interesante cuestionando los números publicados por las agencias chinas hoy.

¿Es fiable en la actualidad la contabilidad nacional china? ¿Puede estar creciendo la economía china en torno al 7% anual? Si hay dudas sobre esta cifra se puede entonces dudar de los datos oficiales. Hasta hace bien recientemente poco hemos considerados bastante fiables las cifras oficiales, pero ahora tenemos serias dudas sobre su bondad desde principios de este año.

La razón en la siguiente:

La caida en picado de los cash-flows generados por las empresas chinas del sector de las materias primas indican que los volúmenes de inversión implícitos en el crecimiento del PIB chino no se han podido producir. Para mantener un ritmo de crecimiento del 7% del PIB total, la inversión china (aprox 50% del PIB) ha tenido que estar creciendo al menos un 4% (suponiendo que el resto de componentes del PIB esté creciendo al 10%, suposición optimista) Pero si la inversión china esta creciendo un 4% las empresas chinas han tenido que generar beneficios superiores a los del año anterior y no deberían de momento estar atravesando problemas para cumplir con sus compromisos financieros. Recuerden una de nuestras ecuaciones favoritas, la ecuación de beneficios Levy-Kalecki, que dice que a nivel macroeconómico la inversión es a la vez ingreso para las empresas de bienes de capital (en el caso chino, además, el resto de componentes generadores de beneficio, es decir, el déficit público, el sector exterior y el consumo privado no parece hayan tenido oscilaciones relevantes). Con esta sencilla ingeniería inversa, partiendo de los datos de Macquarie y generalizándonos para ver si encajan con la generación de beneficios a nivel macro, la conclusión que hemos sacado es que la inversión china ha tenido que experimentar un frenazo considerable desde el segundo semestre de 2104, con caídas reales sustanciales de los niveles de hace un año. Es cierto que muchas empresas de bienes de capital se habrán visto beneficiadas por las caídas en los precios de las materias primas (recuerden que el informe de Macquarie sólo menciona el sector de materias primas), pero incluso aún así  creemos que el PIB chino probablemente esté creciendo ahora a tasas de alrededor del 3%. De este modo, nos posicionamos en la parte más baja del espectro de analistas que intentan estimar cuánto es realmente el crecimiento actual del PIB chino (véase este enlace): desde un 6,8% que dice el FMI, pasando por un rango de entre el 3% y el 5% que pronostican Citi, Lombard Street y Capital Economics hasta un menos del 3% de acuerdo a los analistas de Fathom consulting.

El frenazo de la inversión que suponemos está ocurriendo produciría en poco tiempo un sustancial rebalancing de la economía a china, derivando a un modelo menos basado en la inversión, a costa de atravesar por una crisis grave, pero que no tiene que ser muy duradera (un par de años). Dicha tesis la hemos venido defendiendo como prácticamente ineludible. Y también encaja con las últimas medidas que parece están tomando las autoridades chinas para postergar el día del juicio final, estudiando la realización de grandes inversiones en sectores anteriormente un tanto abandonados (lo último, desarrollo rural, presas y regadíos) En realidad, esto si pueden todavía hacerlo, a expensas de afrontar una crisis más grave dentro de un par de años, con el incremento de deuda que esta política de inversiones produce.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *