Osborne el ilusionista

 

Posted by on

Los aspectos de la deuda pública mundial -de si es mucha, de si se puede pagar, de si se debe pagar, etc.- han estado estos días en el centro de la actualidad. Iba  a comentar un estudio del Fondo Monetario Internacional en el cual tan ilustre institución nos ilumina -quién lo diría- sobre lo poco conveniente de pagar la deuda: mejor dejarlo como está, nos dicen. Pero es que el FMI se está volviendo un tanto Friki, a tono con los tiempos. Entretanto, se nos ha colado el Ministro de los dineros públicos del Reino Unido, Sr. Osborne. Se le ve crecido, después de la contundente victoria electoral. Por lo visto es costumbre acercarse por Mansion House y echar un discurso con motivo de la cena de banqueros de la City a primeros de Junio. Para que quede claro quién manda en UK. Mansion House es la house del Lord Mayor of London (of the City of London). En Londres tienen como dos alcaldes, sorpréndanse, uno de Londres proper, y otro de la City. Este es el Lord Mayor (el otro debe ser el minor). Bueno, pensaran que este Lord Mayor es como el jefe de todo el sector financiero británico. Pues sí, así es.

En tan propicio escenario el Sr. Osborne ha propuesto volver a etapas pretéritas de grandeza (victoriana) y eliminar la deuda pública. Si, han leído bien. No eliminar el déficit, sino la deuda, para lo cual propone legislar superavits presupuestarios permanentes.

Osborne will say that he wants “a settlement where it is accepted across the political spectrum that without sound public finances, there is no economic security for working people; that the people who suffer when governments run unsustainable deficits are not the richest but the poorest; and that therefore, in normal times, governments of the left as well as the right should run a budget surplus to bear down on debt and prepare for an uncertain future.”

He will add: “In the budget we will bring forward this strong new fiscal framework to entrench this permanent commitment to that surplus, and the budget responsibility it represents. This fiscal framework will be voted on by the House of Commons later this year, and assessed by the Office for Budget Responsibility we created.”

A los ingleses (lo de reino unidianos suena raro) les gusta escribir cartas. Manos a la obra, un grupo de economistas han respondido al ministro que su plan no está económicamente fundamentado.

The chancellor’s plans, announced in his Mansion House speech, for “permanent budget surpluses” are nothing more than an attempt to outmanoeuvre his opponents (Report, 10 June). They have no basis in economics. Osborne’s proposals are not fit for the complexity of a modern 21st-century economy and, as such, they risk a liquidity crisis that could also trigger banking problems, a fall in GDP, a crash, or all three.

En fin, esto de devolver la deuda es un desastre. No es moderno.

Lo curioso del caso es que tanto el Sr. Osborne, como quizás muchos de los economistas de la carta, puedan pensar que la deuda pueda eliminarse de una manera u otra (en el caso de los economistas, que exista la posibilidad, aunque ello sea económicamente ruinoso). Esto, como imaginaremos -de imagen- enseguida, es imposible en las circunstancias actuales, y más imposible aún en las circunstancias de grandeza victoriana que puede vislumbrar el Sr. Osborne.

Dentro de no muchos días -estamos imaginando- el Sr. Osborne, después de otra cena, dará una conferencia en la house del mandamás de (p.ej.)  los fondos de pensiones británicos. La probabilidad de un acontecimiento así la estimamos en un 100%. En dicha conferencia el Sr. Osborne exhortará a la ciudadanía en las virtudes del ahorro y de la necesidad de que vayan rellenando la hucha de sus planes de pensiones privados, para que en su retiro victoriano puedan gozar de un nivel razonable de confort. En esa dichosa era dorada la riqueza será abundante pero las pensiones públicas muy reducidas. Dicho discurso será muy bien recibido por el auditorio.

Ahora queda la labor de cuadrar el círculo. La geometría (o más bien la aritmética) de los activos totales de la economía. ¿En qué van a invertir los anteriores gestores de planes de pensiones los incrementados ahorros británicos a la vez que sus inversiones en deuda pública se reducen a cero? El sector privado productivo puede acomodar algo de ello, pero muy poco: toda la inversión privada productiva es alrededor del 200% del PIB. Poca cosa. Y es una constante histórica tozuda; no subirá. En realidad, puede argumentarse, que una gran parte de los incrementos de la deuda pública mundial han sido el resultado de indirectamente acomodar ahorros privados en planes de pensiones y fondos de inversión por encima de las necesidades de inversión privadas.

Así que ahí estamos. No dirán que no es entretenido todo esto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *